4 de octubre de 2009

EL RESPETO A LA VIDA

Esta es la imagen de una araña de jardín que solía habitar en el mío.

Todos los días al salir al kinder y al regresar, Emilio se deleitaba observando su telaraña, le fascinaba verl como la reparaba después de una noche agitada.

Todos los días hacia la misma pregunta:

Mamá, y las arañas ¿qué comen?

Y le soltaba la explicación, de que devoraba cuanto insecto cayera en la casi invisible telaraña.

Se preocupaba bastante, que despues de una noche de lluvia, ya no fuera a encontrar a su araña, pues de unos días para acá, se la apropió y pasó a ser "su araña"

Tremenda sorpresa nos llevamos una tarde, casi noche, cuando al asomarnos a su nidito de hojas secas, lo encontramos vacío.

Él se preocupó, yo temí lo peor.

Lo confirmamos antier. A mi mamá le encanta relatar las hazañas y gracias de Emilio, sin pensar mucho en lo que decía, reveló la ubicación exacta de la araña de Emilio a una de mis tias, su hijo menor, de unos 11 años se encontraba presente.

Ni tardo ni perezoso, se dirigió al limón a buscar a la malvada araña. No me imagino los últimos minutos de mi patona amiga, no quiero imaginármelos. Su único delito en esta vida, fue quizás, no tener un aspecto agradable. O el que su especie, es una especie satanizada. No sé en que pensaba mi primo cuando la mató, tal vez que nos hacía un favor.

Ahora cada de que pasamos cerca del limón, Emilio me pregunta si su araña está ahora, en el cielo de las arañas, que si es feliz allá, me veo obligada a asentir, mientras veo los restos de su telaraña.

Como quisiera que todas las personas sintieran el respeto por la vida que trato de inculcarle a mi hijo, cuando le pido que no tire basura y que antes de pisar un insecto inocente, vea que de alguna u otra forma, es beneficiosa para nosotros su existencia. Y si no es beneficiosa, que entienda, que no debe quitar la vida, asi como asi.

No he confrontado a mi primo, aún siento algo de molestia por haberme arrebatado a esa pequeña amiguita que tanto le enseño a Emilio, que tanta curiosidad y ganas de aprender despertó en él.

Comparto la última imagen que le tomé en vida, y espero que realmente esté en el cielo de las arañas, degustando cuanto insecto se le antoje.


8 comentarios:

°°Nubecita°° Gansooup dijo...

respetemos la vida...por algo nos la han dado

Flor de Asfalto dijo...

Nunca falta el tipico primito envidioso y malvibroso verdad?

Que bueno que le inculcas esos valores a tu hijito, es algo que no todas las mamàs hacen hoy en dia y que sin embargo es muy necesario.

Felicidades por eso y QEPD la Che Araña ;)

Lettie dijo...

Que esté en el cielo de las arañas, aunque me lo haya inventado yo.

Mil cosas le llaman la atención al bb, pero explicarle por que su hogar fue vandalizado y ella asesinada, digo, nada que ver con la actualidad, verdad.

Saludos.

Xénit dijo...

Me gustó el post. Es bueno que le inculques valores a Emilio. Este tipo de anécdotas son lindas y merecen recordarse o inmortalizarse y esta opción del blog es genial para ese efecto.

Me recordó a una tía que una vez dejó ir a un alacrán en vez de matarlo, alegando ese respeto por la vida, un derecho que hasta los animales peligrosos tienen.

Luego el alacrán le picó a un primo. Tu relato, es aleccionador...pero ¿no es peligroso?

Si ves una cucaracha en tu cocina y no la matas...¿no podrá luego ocasionarte una enfermedad, reproducirse, generar un foco de infección? Si ves un perro con rabia en la calle ¿no será peligroso si luego muerde a un niño? ¿Es siempre la muerte una solución? ¿Y si no la muerte, entonces qué?

¿ Hasta qué punto es sano respetar la vida de algunos animales que son peligrosos? ¿Hay lìmites?

Lettie dijo...

Hola.
Procuro, en la medida de lo posible, que identifique a los insectos peligrosos.
Recuerdo haber leído alguna vez, que este tipo de arañas no representan ningún peligro para el ser humano. Son de gran utilidad para controlar en forma natural algunas especies, que en determinado momento son un fastidio para nosotros, zancudos o moscas, y claro, más de una vez he visto grillos y mariposas devorados por ellas.
Emilio diferencia perfectamente un grillo de un cienpiés, una mariquita de una viuda negra.
Tiene un miedo natural hacia todos los insectos.
En la fotografía, que tomé de abajo hacia arriba, podrán ver, que se encontraba en una rama alta del limón, y no estaba al alcance de ningún ser humano.
Casi siempre la veíamos en su nidito, sólo cuando reparaba la telaraña era visible.
Casi a diario coloco una plaquita de raid en mi cuarto para matar los zancudos.
Si llego a encontrar alguna araña dentro de la casa, la mato. Siempre le pido disculpas, suena tonto, pero lo hago. "disculpame arañita, pero no quiero que piques a mis hijos", tal vez suene hipócrita.
De cucarachas no sé. Yo digo que si ha habido, se las comen los gatos.
Hace muchos años, no recuerdo cuantos, nuestro perro, el Negro, fue contagiado con rabia. Tuvieron que sacrificarlo de un disparo en la cabeza, fue horrible, pero necesario.

A veces es necesario.

La vida no es fácil.
Vivirla, y preparar a dos angelitos para vivirla de la mejor manera, es de lo más dificil.

Muchos saludos

Priscila dijo...

Ternurita de hijo!!!

ѕocιaѕ dijo...

la verdad que, que ejemplo le das a tu hijo! saber valorar y respetar la vida incluso de insecto que a muchso nos da lo mismo, esta muy bien sigue asi y ojala pronto aprezca otro animalilllo que adopte como suyo =)
saludos

Susanita dijo...

Ay mi Lettie, que bonitos valores tienes, hasta me haces sentir mal, porque yo soy una mata bichos en potencia, yo soy una hitler,y los bichos mis judios :S
Por fortuna, mi domador,que es un hombre mucho más humano que yo, me ha enseñado ese respeto por la vida, que tú le enseñas a Emilio, nunca es tarde para refinar los sentimientos :)