3 de octubre de 2009

CON LA CABEZA FRIA

Me reencontré con mi ex, vio, cargo y alimentó a nuestra bebé de forma muy natural.

Me dió tristeza, es la imagen viva de la derrota, del fracaso.
Me dió pena su apariencia sucia y descuidada.
Un hombre sin plan de vida, sin esperanza.
Sin trabajo, sin casa, viviendo de lo que consigue de cualquier empleo que se le presenta.

Creo yo, que mantuve una venda en mis ojos, que me impedía ver, tal vez, que siempre fue así, que la única que cambio fui yo.

Fuimos a comer y me toco pagar la cuenta, 100 pesos que en este momento de mi vida no significan nada, aunque habrá quien lo vea mal.

El lugar donde nos vimos, es una colonia que yo no conocía, al final de la tarde, me acompaño a un caminito que estaba entre dos colonias, y nos dejó ahí, para caminar a tomar el camión, para mi, fue la última decepción que no le importara dejarnos en un paraje semi solitario, sabiendo que yo no conocía ese lugar.

Hablamos de sus mujeres, su futura ex esposa, a quien le pide una oportunidad cada vez que la ve, y a su novia, una chica joven que se ha dejado engatusar por el encanto que una vez tuvo. Por primera vez, pude comprobar que formaba yo parte de un harem y nunca me hubiera dado cuenta. Me dijo que a las 2 las seguía frecuentando, y al parecer, ahora que había vuelto yo, pues todo regresaba a la normalidad.

Esa noche, en mi casa, entre los cólicos de Daniela y mis inquietudes, decidi romper con todo lo que me unió a él, empecé rompiendo en cuatro pedacitos el chip de mi celular.

Al final, la lección que me deja, es mantener siempre mis ojos bien abiertos, la cabeza bien fría y el corazón intacto hasta tener la seguridad de que la persona a la que empiezo a querer realmente pueda o tenga la capacidad o las ganas de corresponderme.

Tengo que sanar todas mis heridas, pedir por las personas que herí en estos meses, y aliviar mi alma de dolor.

Volver a empezar...

5 comentarios:

Xénit dijo...

Ojalá nunca más lo veas. Ojalá no te vuelva a poner la venda en los ojos un dia de estos, con cualquier frase pretensiosa o promesa engañosa. Pobre de su mujer. Pobre de su novia. Tan pobres que se conforman con esta mierda de perico.

Ese hombre no vale ni los cien pesos que tuviste que pagar para que tragara ese día.

Lamia dijo...

Creo que es mejor que el no este contigo ni cerca de ti.

No conviene.

Lettie dijo...

Gracias Chicas.
Creo en mi, y lo mejor para mi hija, es estar lejos de él.

Priscila dijo...

Ojalá que llegue un día que no te importe que él siquiera vea a su hijita, ojalá que un día te valga que el sea descuidado en su persona y una basura de humano, sin provecho...

Deseo que llegue el día que su nombre no llegue a tus pensamientos, porque es mucho para ese tipo q pienses en él.

Saludos!!

Susanita dijo...

Xénit lo dijo todo al final de su comentario.

Pobre diablo, jamás supo valorar al mujeron que pudo tener, que pudo ser su más fiel compañera, pobre diablo,él se lo perdio.

Y tú te quedaste con lo mejor de él, con la hermosa Daniela.